LOS JÓVENES VAN DE JUERGA...

Los jóvenes van de juerga
como lo fuera yo antaño.
¡Cómo se ha pasado el tiempo,
cómo se pasan los años!
Bien recuerdo todavía
cuando me acerqué al estanco
para comprar la primera
cajetilla de tabaco. 
- ¿Tienes la edad, chavalín?,
sin demora preguntaron.
Hoy nadie me lo pregunta,
porque me encuentro ya calvo.
Son las cosas de la vida,
en las que nunca pensamos.
El ayer está muy cerca
y el futuro más cercano.
Las risas de las chavalas
contagian a los muchachos
que van con ellas, camino
de sus casas. Van cantando
como cantara yo entonces,
haciendo el mismo teatro.
Llevaba razón Manrique
cuando escribió el epitafio
de su padre en esas coplas:
¡Mejor el tiempo pasado!
Unos opinan lo mismo,
otros piensan lo contrario...
¡No nos ponemos de acuerdo
ni para pasar el rato!
Todo pasa y nada queda,
los versos ya se olvidaron.
¡Infeliz de don Antonio!
¡Sólo nos quedan sus Campos!
Él yace en tierra extranjera...
¡A saber donde yo yazco!
¡Mientras mis versos recuerden
lo demás no importa tanto!


Francisco Escobar Bravo