HUMO

¡De qué color será el alma…!
¿Tendrá el mismo color
que cuando el amor está en calma?

Mientras fumo
veo las volutas de humo
subir haciendo espirales;
son caprichosas, naturales,
negras, blancas, grises,
amarillas, azules, con matices,
se retuercen, giran, voltean
pero no marean.

Suben y bajan, suaves y blandas;
soplas y son altas,
se hacen hilo, engordan,
desploman, recortan.
Convierten sus mil figuras
en marco de las locuras
que atrapadas por el humo
deambulan, juegan, se ríen de uno.

¡De qué color será el alma…!
¿Tendrá el del pensamiento
o el del humo en movimiento…?


JOAQUÍN PÉREZ DE LA BLANCA