CARENCIA

Hoy necesito expresar
lo que llevo aquí, en el pecho,
que está cual seco barbecho
y lo tengo que abonar.
Preciso verlo aflorar
antes que de sed me muera,
¡florece ya primavera!
que es un invierno mi vida,
preciso sanar mi herida
para alcanzar mi quimera.

Que soy como un peregrino
con las penas por delante,
que ya he regado bastante
de lágrimas el camino.
Que quiero cambiar mi sino
comenzando otra andadura
y vivir nueva aventura
que pueda secar mi llanto,
ya he penado tanto... tanto...
¡necesito la ternura!

Está mi cama vacía
y mi corazón desierto,
cual desastroso concierto
sin ritmo y sin armonía.
Que añoro esa sinfonía
que escuchas, cuando en el beso
se desboca el embeleso
y crees perder el sentido
y al compás de ese latido
tu corazón queda preso.

¡Abre ya, corazón mío,
una ventana al amor!
que está mi jardín sin flor
y es un desierto baldío.
Que en mi piel ya siento el frío
que va a dejarme aterida;
quiero que cambie mi vida
y el amor llame a mi puerta;
yo voy a dejarla abierta
por si el amor me convida...


Maria Jesús Vivas Albo